¿Tienes el síndrome de la niña buena?

¿Te sientes frustrada, sientes que has renunciado a tus sueños, sientes que no eres independiente, que tu autoestima y tu confianza están por los suelos y que pones primero a todos antes que a ti? Si respondiste que sí, entonces tienes el síndrome de ‘La niña buena’.

Pero ¿qué es esto?, ¿por qué lo tienes y cómo puedes eliminarlo de tu vida? Sigue leyendo que hoy lo descubrirás.

Lamentablemente las mujeres y los hombres no recibimos una educación equitativa, las mujeres cargamos con enormes pesos que si no trabajamos para irlos dejando en el camino, terminan por estancarnos y consumirnos.

Nos enseñan que somos responsables física y emocionalmente de todos menos de nosotras mismas. Nos enseñan que tenemos que quedar bien con todos menos con nosotras mismas. Nos enseñan a poner como prioridad a todos menos a nosotras mismas.

Nos hicieron creer que decir ‘NO’ y poner límites nos hacia groseras, rebeldes y egoístas. Nos enseñaron a ser empáticas con todos menos con nosotras mismas. Nos hicieron creer que si nos poníamos hasta el último en la lista de prioridades y ser abnegada, era señal de una ‘buena mujer’ y en este camino hemos dejado sueños, nuestra independencia, nuestra autoestima y nuestra confianza.

Estas son las características del síndrome de ‘La niña buena’.

  • Mujeres que actúan siempre con comportamientos complacientes. No dicen lo que sienten o piensan por miedo a incomodar a los demás. Sus acciones siempre están enfocadas en complacer a otros en lugar de a ellas mismas.
  • Tienden a eclipsar por completo sus propios deseos para cumplir los deseos ajenos.
  • Valoran más las necesidades de los demás en lugar de las propias.
  • Las emociones predominantes en su vida son ansiedad y sentimientos de culpa.
  • Tienen baja autoestima, no sienten merecer cosas y personas buenas.
  • No confían en sí mismas, prefieren que otros tomen decisiones por ellas.

¿Cómo lograr deshacerse de este síndrome?

  • La terapia psicológica es la mejor opción para poder mejorar autoestima y confianza.
  • Trabajar en poner límites y aprender a decir ‘no’, sin importar la persona o la circunstancia.
  • Ponerte como prioridad en cualquier situación.

Y tú, ¿tienes el síndrome de ‘La niña buena’?

Te recomendamos

Tienes que ver