Es tan bonito cuando te vale lo que piensen de ti 😘

Toda mi vida fui una chica bastante ansiosa-preocupada de lo que los demás pensaran sobre mí. Mi miedo irracional que nadie me quisiera como soy, me llevaba a querer siempre agradar a los demás y a estar de acuerdo con todos solo para “no causarles incomodidad”... sin darme cuenta que esto cada día iba acabando con la poca seguridad que tenía.

Recuerdo muy bien que un dĂ­a me tirĂ© en mi cama a llorar debido a que no me sentĂ­a bien conmigo misma. Y la razĂłn era que aunque yo sentĂ­a que tenĂ­a muchos amigos, la realidad era que me sentĂ­a sola. Mis “amigas” me hacĂ­an menos, mi novio me controlaba y mi familia se sentĂ­a con el derecho de decirme hasta cĂłmo tenĂ­a que pensar en relaciĂłn a muchos temas… aunque yo no estuviera de acuerdo en ello.

CrĂ©anme que yo no entendĂ­a que pasaba. No sabĂ­a quĂ© estaba mal. Ya habĂ­a hecho todo y me habĂ­a esforzado demasiado en querer (segĂșn yo) “estar bien con ellos”, y al parecer lo Ășnico que ocasionaba era empeorar todo. Lo Ășnico que querĂ­a era recibir un poquito de amor a cambio de lo que yo estaba dispuesta a hacer para que ellos “estuvieran bien”.

Los dĂ­as pararon… yo seguĂ­a ocultando mi tristeza bajo un rostro de “todo estĂĄ bien y soy sĂșper feliz”, hasta que un buen dĂ­a, mirĂĄndome al espejo me di cuenta que no me querĂ­a. A su vez me di cuenta que ya no podĂ­a seguir asĂ­, pues en caso de hacerlo sabĂ­a que el resultado no iba a ser nada bueno para mĂ­. De rodillas en el baño y con un llanto incontrolable debido a que por primera vez lo habĂ­a aceptado, razonĂ© que mĂĄs sola no podĂ­a sentirme… creo que fue aquĂ­ cuando comencĂ© a entender que si no me querĂ­a yo, nadie mĂĄs lo iba a hacer por mĂ­… No les voy a mentir y decir que en ese momento me sentĂ­ sĂșper empoderada y mandĂ© a todos al diablo porque la verdad no fue asĂ­.

Después de este momento en el que toqué fondo, me hice la promesa de que literalmente ya no me importaría lo que pensara nadie de mí. Comprendí que yo no tenía por qué ser en quien descargaran todos sus enojos e inseguridades los demås personas. Yo tuve la culpa por ser sumisa pero también ellos tuvieron la culpa por aprovecharse. Siempre queremos justificamos a los que nos hacen daño y echarnos toda la culpa para hacernos las mårtires pero esto no funciona así. Debemos aceptar que ellos son tan responsables por herirnos así como nosotras de aceptar que nos hagan menos.

Las semanas seguĂ­an pasando y mi confianza cada vez era mayor. Todos decĂ­an que me veĂ­an “rara” y que no les gustaba como me estaba comportando con ellos. Dentro de mi pensaba: “obvio no te gusta porque ya no me controlas”. TerminĂ© al tĂłxico de mi ex… lo mĂĄs gracioso fue que me pidiĂł que despuĂ©s no le rogara (pobre ingenuo)… a mis “amigas” las eliminĂ© literalmente de todas mis redes, hoy me ruegan ya que se han dado cuenta que yo era la Ășnica que las escuchaba, pues en realidad ni entre ellas mismas se soportan. Con mi familia ya no discuto pero es porque han visto que han perdido control y poder sobre mĂ­.

Hoy a la Ășnica persona que tengo es a mĂ­ ¿¥y me creerĂĄn que se siente taaan bien!? No siento necesidad de rogarle q nadie por amor. Antes estaba sola pues ni siquiera me tenĂ­a a mĂ­. Yo tengo claro que tengo mucho amor para dar, pero de ahora en adelante solo se lo darĂ© a quien lo valore y se lo merezca.

Si estås pasando por algo como lo que yo viví, recuerda que siempre hay una manera de superar esta etapa tan complicada. Te mando un abrazo y espero esto te haya ayudado a saber que no estås sola. Recuerda que si necesitas hablar con alguien sobre cualquier tema por el que estés pasando, puedes seguir el instagram de @NecesitoUnConsejo

Te recomendamos

Tienes que ver