Recupera la confianza en tus bubis con estos remedios caseros

Traer un bebé al mundo, ¡es una experiencia hermosa! Por supuesto que el embarazo es distinto en cada mujer, así como los cambios que experimenta el cuerpo durante el proceso. Muchas se resignan a su nuevo cuerpo, otras se ejercitan excesivamente, y algunas otras encuentran solución en las cirugías.

Un problema imposible de ignorar son los cambios drásticos que sufre nuestro busto, los cuales van desde la aparición de estrías, hasta una leve caída. Es por eso que si no quieres entrar a quirófano o costear un tratamiento estético, estos remedios caseros te ayudarán a devolverles la firmeza y de pasada, tu seguridad.

bubis caidas

Remedio para la flacidez.

La caída en los senos no sólo se debe a la lactancia, también a la pérdida de peso y a la mala postura en los hombros y espalda.

Los ingredientes que vas a necesitar para este remedio son:

La mitad de una barra de mantequilla

Perejil fresco.

Procedimiento:

Vierte la mantequilla en un recipiente y mételo unos segundo al horno de microondas hasta que se derrita sin hervir. Agrega las hojas de perejil y machaca para que liberen su jugo y se mezcle con la mantequilla.

Antes de que se endurezca, aplica en tus senos como si fuera una crema y masajea alrededor de 10 minutos para después dejarla reposar en tu cuerpo al menos 20 minutos más.

Hazlo antes de meterte a bañar para que después puedas enjuagarte bien con agua fría.

Repítelo 3 veces a la semana.

mantequilla y perejil

Remedio contra las estrías.

Estas pequeñas alteraciones en la piel se deben al estiramiento de la misma durante periodos muy cortos. Suceden principalmente en la pubertad y adolescencia y debo aclarar que ningún remedio las eliminará por completo, pero sí hay algunos que ayudarán a que sean menos visibles.

Ingredientes:

Aceite de coco.

Azúcar morena.

Miel.

Procedimiento:

Calienta 3 cucharadas de aceite de coco a baño María. Una vez derretido, agrega azúcar y miel hasta que se forme una pasta con la textura de un exfoliante cremoso. Báñate con normalidad y al terminar, exfolia con delicadeza la parte afectada con estrías. Masajea por alrededor de 5 minutos y enjuaga con agua fría.

Al exfoliar con una mezcla tan nutritiva como esta, ayudas a que la la piel se regenere y las marcas se difuminen un poco.

¡Hazlo 3 veces por semana! Y no olvides hidratar constantemente la zona con alguna crema que contenga vitamina E y colágeno para que tenga un mayor efecto positivo.

aceite de coco y miel

Te recomendamos

Tienes que ver