Mascarillas caseras para que tus labios no se rompan con el frío

Muchos factores influyen para que tus labios pierdan humedad y terminen todos secos, cuarteados y hasta sangrando. Pero uno de los más comunes en esta época es el frío, si no tomamos las precauciones necesarias y los mantenemos hidratados, estos comenzarán a caerse nen pedazos y no se verán nada bien.

No es suficiente con tomar muchas agua ni con pasarse el bálsamo labial 3 veces al día. Tus labios necesitan hidratación profunda que además los provea de vitaminas. Así que hazte estas súper sencillas mascarillas caseras y sigue aplicando tu bálsamo como hasta ahora.

Materiales que necesitarás para todas las mascarillas:

  • Algodón
  • Agua caliente
  • Film plástico (cortado en pedazos que cubran tus labios)

Procedimiento antes de aplicar cualquier mascarilla de labios:

Lava tus dientes para que la mascarilla no se mezcle con ninguna partícula de comida. Exfolia suavemente tus labios con tu cepillo de dientes o bien con un poco de miel y azúcar. Enjuaga con agua tibia y seca perfectamente.

Moja una bolita de algodón en agua caliente y ejerce un poco de presión en tus labios, no talles, sólo deja que el agua caliente suavice los posibles pedacitos de piel que ya está a punto de desprenderse. Seca y aplica la mascarilla de tu elección.

Aceite de almendras

Extiende unas gotitas de aceite de almendras dulces en tus labios. Puedes usar tus dedos o ayudarte con una brochita e incluso con otro pedacito de algodón. Da un ligero masaje mientras aplicas. Al terminar cubre tus labios con un pedazo del film plástico y deja reposar 20 minutos.

Retira el plástico y deja que el aceite se absorba de manera natural en tus labios. Puedes hacerlo todos los días si así lo deseas. Trata de mantenerlos protegidos con bálsamo labial todo el día.

Rodaja de pepino

Corta una rodaja de pepino y frótalo sobre tus labios dando un suave masaje y procurando llegar a todos los rincones de la zona, durante al menos 3 minutos. Cubre con film plástico tus labios y déjalo reposar 20 minutos.

Enjuaga con agua tibia, seca tus labios y aplica tu bálsamo protector de manera normal. Aplica esta mascarillas las veces que desees.

Aceite de oliva y aguacate

Sólo tienes que macahacar la pulpa de medio aguacate y añadir unas gotitas de aceite de oliva, hasta que la mezcla se haga homogénea, no muy espesa ni muy líquida. Extiende sobre tus labios con tus dedos o con ayuda de una brochita, cubre con el film plástico y deja reposar 20 minutos.

Retira con agua tibia, seca y protege tus labios con tu bálsamo regular. Aplícala las veces que desees.

Manteca de Karité

La manteca de karité tiene muchísimas vitaminas que mantendrás sanos e hidratados a tus labios. Puedes conseguirla en farmacias o en la zona de belleza de muchos supermercados. Extiende una capa gruesa sobre tus labios, cubre con el film plástico y deja que actúe durante 20 minutos.

Retira el film y deja que la manteca se consuma por sí sola en tus labios. Puedes aplicarla más veces durante el día sin necesidad de cubrir, a manera de bálsamo.

Miel y vaselina

Aplica una buena cantidad sobre tus labios, pero no demasiada para que no escurra por tu mentón. Cubre con el film plástico y deja que actúe durante 20 minutos. Retira el film y enjuaga con agua tibia. Protege tus labios con tu bálsamo regular. Puedes aplicar esta mascarilla diario si así lo deseas.

 

Si quieres más ideas síguenos en Pinterest.

Te recomendamos

Tienes que ver