El maquillaje impreso en 3D es la tendencia de belleza que necesitas

Aunque muchas marcas ahora están tratando de mantenerse al día con la inclusión de Fenty Beauty de Rihanna, la diversidad es un problema siempre presente en el mundo de los cosméticos. Las personas de color aún luchan por encontrar tonos de base que coincidan con su tono de piel y rara vez se ven en campañas publicitarias, pero, ¿qué pasaría si pudieras tomarle una foto a tu piel y usarla para crear un producto personalizado?, ¿qué pasaría si pudieras hacer lo mismo con cualquier color en el espectro? Gracias a la invención del maquillaje impreso en 3D, esos sueños podrían convertirse en realidad antes de lo que piensas.

En 2014, Grace Choi, de 30 años de edad, presentó la impresora Mink (que es una combinación de maquillaje y tinta). Cinco años después, la primera impresora portátil de maquillaje en 3D está finalmente a la venta. El proceso suena verdaderamente mágico. Con la aplicación Mink que lo acompaña, simplemente encuentra una foto que te guste, impórtala y luego imprime la imagen completa o un color específico.

Después de solo 15 segundos, la impresora hará su magia, dejándote con una hoja de maquillaje cuadrada impresa con el tono elegido. El dispositivo puede imprimir 16.7 millones de tonos, por lo que puedes tener una sombra de ojos, rubor o polvo de cejas en cualquier color del mundo.

Las hojas de maquillaje vienen en una variedad de acabados que complacen tanto a los fanáticos del aspecto mate como al brillo. Además, puedes imprimir un grupo de sombras para crear tu propia paleta. Las hojas no duran para siempre (solo unas dos semanas si están protegidas por una película de plástico), pero siempre puedes imprimir otra.

Desafortunadamente, Mink actualmente solo está enviando su impresora a EE UU. El primer lote llegará en otoño de 2020, pero se puede pre-ordenar ahora por el precio de descuento de $ 295.

 

Algunos han expresado cautela sobre los cosméticos impresos en 3D. Cuando se reveló por primera vez la impresora Mink, un químico cosmético le dijo a la revista Harper’s Bazaar lo difícil que sería imprimir ingredientes de calidad. Otros se preguntan cómo se verán esas fórmulas en la piel de una persona, especialmente después de horas de uso.

Suponemos que tanto los fanáticos como los detractores tendrán que esperar hasta el 2020 para averiguar si esto realmente es el futuro o simplemente es otra moda de corta duración.

¿Qué opinas? ¿Te la comprarías?

Te recomendamos

Tienes que ver