10 cosas crueles que confieso haberle hecho a los hombres

Hoy quiero confesarme con todas ustedes, he hecho cosas de las que no me siento orgullosa con tal de sacar ventaja y beneficio para mí misma. Sé que está mal, sin embargo, todo es verdad.

De algo estoy segura. Muchas chicas aunque no lo digan abiertamente, también las han hecho, así que eso dentro de mí me hace sentir un poquito mejor.

Por cierto, si quieres juzgarme hazlo pero sólo si es que nunca has hecho alguna de estas u otras cosas de las que te arrepientas.

1. En alguna ocasión ilusioné a más de uno haciéndole creer que en algún momento aceptaría ser su novia, sabiendo yo desde el inicio que jamás sería así.

2. Dejé a mi novio con ganas de tener sexo el día de nuestro aniversario sólo porque abrazó a una amiga suya al encontrarla por la calle y yo me puse celosa (ok, aquí también me castigué yo misma ya que también tenía ganas, así que no me siento tan mal).

3. Esa vez que yo le fui infiel a mi novio, le volteé las cosas y terminé haciendo que él me pidiera perdón para aceptar regresar con él.

4. A un chico con el que salía le pedí que de cumpleaños me regalara un iPhone y sí lo hizo (lo sé, soy una mala persona, no hace falta que me lo digas).

5. Salí con el mejor amigo de mi “ex” sólo para darle celos.

bad choices

6. En ocasiones cuando no tengo auto disponible, le llamo a un chico que quiere conmigo para que pase por mí y por todas mis amigas en su auto y así tener como irnos a una fiesta. Sí, aunque suene demasiado cruel lo he usado de chofer.

7. He divulgado a mis amigas lo malo que es un hombre en la cama. Lo siento pero hay hombres que en verdad no saben ni qué hacer y eso siempre se les tiene que contar a las amigas (para evitar que ellas se metan con él y también tengan una mala experiencia).

8. He desviado la llamada entrante del chico que me pretende debido a que estoy en una cita con otro chico del cual él no sabe.

9. He mentido más de una vez a los chicos cuando me invitan a salir diciéndoles que estoy “en mis días” y que me siento un poco mal. Es el mejor pretexto si es que no quieres dar muchas explicaciones de por qué no tienes ganas de salir.

10. La peor de todas fue aquella vez que aunque yo sabía que no era cierto, le hice creer (a un tipo que solo me quería para un rato) que yo estaba embarazada y que el bebé era de él. Después le dije que había sido falsa alarma, pero mínimo para que a la próxima aprenda a no huir de sus responsabilidades.

Recuerda, no seas como yo. No está bien hacerlas.

Te recomendamos

Tienes que ver