Dietas que hice para perder los kilos del embarazo… y fueron un grave error

El embarazo es una de las mejores experiencias que he tenido en la vida, pero cuando terminó mi cuerpo no volvió a ser el mismo. Tras dar a luz, verme al espejo era una tortura, Dios sabe que sí, nada me quedaba bien pues entre mis rollitos y grasita estaba oculta toda mi autoestima. En la desesperación por recuperar mi figura investigué algunas maneras de “adelgazar rápido”, mi mayor error fue creer que me ayudarían y el resultado sólo afectó mi salud.

embarazo

Tengo que admitir que lo primero que probé fue un “Enema”, este método consiste en introducir una sustancia jabonosa al cólon a través del recto, para limpiar sus paredes y hacer que deseches restos adheridos a tu cuerpo. Con esto sólo me cause una infección aguda y requerí de una limpieza de colon realizada por un doctor para terminar de limpiar la sustancia tóxica que había introducido en mi cuerpo, además de dos semanas de intenso dolor intestinal.

pff gifs

Después de eso leí sobre la famosa dieta de la piña, que consiste en sólo comer rodajas de piña y tomar agua hecha con la misma fruta durante 3 días, esta dieta te promete bajar 5 kilos en dicho tiempo. Efectivamente te ayuda desinflamarte, pero también hace que tus riñones se dañen, causando dolores punzantes y aumento en la presión arterial ¿Cómo me di cuenta de que me estada haciendo daño? No podía lactar, los dolores de cabeza eran constantes y todo el tiempo estaba cansada. ¡No lo hagan!

piña

No contenta con mis dos anteriores intentos fallidos, intenté la dieta de leche y fruta, y es que la verdad me sonó muy rica y completa. Esta dieta consiste en únicamente ingerir fruta y un derivado lácteo a lo largo de todo el día, puede realizarse un máximo de 7 días consecutivos. Es un dieta sencilla de llevar a cabo, incluso estando fuera de casa. Las combinaciones más habituales son leche y plátano, o bien queso ricota y toronja .

El plátano te hará sentir satisfecha en todo momento. Pero eso es psicológico sólo te sentirás así pero realmente, tu cuerpo empezará a reaccionar ante la falta de diferentes vitaminas y componentes a las que estaba acostumbrado. Lo empecé a notar al tercer día, y es que me veía demacrada, pálida y me sentía débil.

leche y platano

Así que la moraleja aquí queridas chicas es que no hay punto de comparación entre hacer dieta y una alimentación adecuada. Dejando de comer no adelgazarás, esto incluso puede hacer que engordes más y de una manera perjudicial. Ejercicio, alimentación balanceada, fuerza de voluntad y constancia son lo único que logrará un cambio verdadero y duradero.

Lo entendí después de varios intentos, así que espero que ustedes no cometan los mismos errores.

Te recomendamos

Tienes que ver