Cosas que puedes hacer después de los 30 aunque todos digan que no

No existe algo con más prejuicios en este mundo, que la edad de una mujer. Parece que nuestra vida y las cosas que podemos y no hacer, están determinadas por este factor, cuando en realidad no tendría porqué ser así. Cuando entramos en los temidos treintas (volvemos a lo mismo, prejuicios) casarse, tener hijos o no, el tipo de ropa, el color del cabello, gustos y hobbies ¡y mil cosas más! empiezan a ser medidos en años.

No dejes que ideas tan obsoletas y llenas de estereotipos te hagan renunciar a cosas o a acelerar otras que pueden esperar, por creer que se te hace tarde o que simplemente el tren ya se te fue.

Todo esto no tiene límite de edad, así que deshazte de esas ideas medievales y disfruta de esta nueva etapa y las que aún te quedan por vivir. Renunciar a estas cosas, es renunciar a ti misma.

Comenzar una nueva carrera

Elegimos a qué dedicarnos a una edad en la que no sabemos realmente quiénes somos, qué nos gusta y menos para que somos buenas. La edad nos brinda madurez, y la madurez la capacidad de tomar decisiones mucho más sabias y pensadas. Así que, si de pronto sientes que es necesario darle un giro a tu vida laboral y comenzar una nueva carrera, no te detengas, hazlo, jamás es tarde para hacer lo que nos hace felices.

Salir con alguien más joven

Las mujeres somos extremadamente criticadas (y no sólo por hombres). Lamentablemente, entre mujeres no hemos entendido que debemos apoyarnos, en lugar de atacarnos sin razón. Por ejemplo… cuando decidimos tener una pareja más joven que nosotras, a los hombres se les aplaude y motiva, mientras que a las mujeres se les juzga.

El día que logremos que la opinión ajena nos importe un pepino, seremos libres y felices con nuestras decisiones. Si encontraste o quieres encontrar el amor en una persona más joven, no te detengas, es una experiencia más y de eso se trata la vida.

Ropa pequeña

Los shorts pequeños, las mini faldas o vestidos entallados no tienen fecha de caducidad en la vida de una mujer. Si te sientes linda, cómoda y segura contigo misma al usarlos, entonces no hay porqué dejarlas. Cuántas veces hemos escuchado razones como (tristemente de boca de mujeres): “ya eres una señora, ya eres mamá, estás casada”,  para evitar que una mujer use este tipo de prendas.

Es una pena que nos hagan creer que este tipo de estados sociales son un impedimento para poder lucir atractiva. No dejes que este tipo de pensamiento invadan tu seguridad.

Aprender cosas nuevas

Nunca es tarde para aprender cosas nuevas, para retomar pasiones o descubrir qué es lo que nos gusta en la vida. No hay mejor manera de conocerse que aprendiendo cosas. Así que, pon manos a la obra ¡y comienza ya!

Buscar nuevos hobbies

Ser mamá, tener tantos años, estar casada, divorciada, viuda y un sin fin de etc., no son impedimento para tener un hobby. Tu salud mental y emocional depende de ello, de hacer cosas que te reten, que te diviertan, emocionen y te hagan crecer. El entretenimiento y el crecimiento personal no tiene límite de edad.

Viajar

Viajar es la mejor inversión que puedas hacer en la vida. Sé que la vida está llena de compromisos y obligaciones que impiden que esta parte de la vida se cumpla. Sin embargo, si tienes la oportunidad de hacerlo, no dejes que nadie te haga sentir culpable por enriquecer tu espíritu con esta actividad. La edad no es limite para emprender el viaje de tus sueños.

Experimentar con tu look

¿Quieres ser pelirroja, o pintarte el cabello de morado? ¡Hazlo!, olvida que estos tonos son para adolescentes. Atrévete a expresar tu personalidad con tu look. Es peor quedarte con ganas de algo, que hacerlo y descubrir que no era para ti. Al final, tendrás una historia más que contar.

Tatuajes y perforaciones

He conocido muchas mujeres de más de 30 que mueren por hacerse un tatuaje o una perforación y no lo hacen por creer que el tiempo para hacerlo ya pasó. ¿Quién dijo que había edad para ello? ¡Manda esos pensamientos al diablo! No importa si tienes 30, 60 o más. Si quieres vivir estas experiencias, vívelas.

Cirugías estéticas

Las cirugías estéticas están demasiado estigmatizadas. Si se hacen bien pensadas e investigadas para no terminar con cualquier doctor de tercera, son totalmente inofensivas y completamente positivas. ¿Quieres bubis, pompis, corregir nariz, quitar ojeras o deshacerte de esa grasa que los embarazos te dejaron? ¡Hazlo! La gente habla con o sin razón, mientras tú te sientas bien contigo misma, que el mundo siga girando.

Ponerte en forma

Nunca es tarde para mejorar nuestra salud y nuestra apariencia. Hay miles de casos de mujeres que cambiaron por completo sus siluetas. Si tienes ganas de retarte y de transformarte por completo, sólo hace falta que lo decidas.

Reiniciarte

¿Quién dice que al vida no tiene un botón de reinicio? ¡Claro que puedes hacerlo!, ¿quieres divorciarte, viajar, cambiar de look, de trabajo, mudarte etc.? Sólo basta que des el primer paso.

Te recomendamos

Tienes que ver