Cosas que aunque no lo creas comienzas a extrañar de la secundaria

Hace un año salí de la secu y hoy me he puesto a recordar un poco esa etapa de mi vida y llegué a la conclusión de que inesperadamente fue hasta el día de hoy la mejor de mi vida.

Extrañamente me he puesto a extrañar unas cuantas cosas (que jamás imaginé extrañar), como por ejemplo:

La clase de Educación Física (Clase de deportes)

Por más tonto que se escuche, esta clase siempre fue ideal para echar relajo, andar correteándote y paséandote por toda la escuela sin que se diera cuenta el profesor. Era la hora perfecta para relajarte y olvidar todas las demás materias.

Las papitas y comida callejera que vendían afuera

Ufff… cómo extraño las papitas con salsa y las quesadillas que vendían afuera de la Secundaria Técnica #32 de la Ciudad de México (Sí, ahí iba) jajaja.
secuuu

A esa maestra a la que siempre trolleabas

Siempre hay un pobre maestro inocente que es un amor y terminas albureando o llorándole (fingidamente) para que no revise la tarea. Cuando sales lo valoras aún más y te arrepientes de haberte portado como una bitch con él o ella.

Llevar uniforme

Aunque durante toda la secu odiaste traer uniforme, comienzas a darte cuenta que en realidad era lo más increíble del mundo ya que no te tenías que preocupar por estar lavando ropa a diario o de no parecer copy/paste todos los días. Ahora que voy a la prepa diario tengo que andar por ahí viendo qué tengo limpio y a veces es un poco cansado. ¡Exijo mi uniforme de vuelta!

No haber salido con más chicos

En especial a ese que siempre te rogó y tú ni siquiera lo volteabas a ver sólo para subir tu ego.

imagen caballo

El sonido agudo y chillante de la ‘chicharra’

Ese sonido aunque era terriblemente feo lo comienzas a extrañar, la razón… no la sé. Posiblemente porque indicaba que durante los próximos 30 minutos tenías tiempo libre para ti sola durante el receso.

Las modas que todos comenzaban a usar

¡Aceptemos que eso era muy divertido! Ver cómo todas comenzaban a usar cierto peinado o ver a los hombres cómo “customizaban” sus pantalones para hacerlos más ajustados. Hoy puedo decir que es un gusto culposo que extraño de la secundaria.

Los chismes de lavadero entre amigas

En la secu era típico que a diario había chismes súper buenos para pasar el rato. Nada como criticar a la que le robó el novio a su mejor amiga, o a la maestra que le era infiel a su esposo con el profesor de matemáticas. ¡Qué buenos tiempos!

Te recomendamos

Tienes que ver