Carta al hombre que me trató como basura…

Hola, soy yo… Una de las tantas chicas a la que le has hablado bonito y cayó rendida a ti sin pensar que sólo la querías para tratarla peor que basura…

Hoy me acordé de ti, pero espérame… no te emociones. El motivo por el que me llegaste a la cabeza fue porque justo hoy cumplo mi primer año de relación con un hombre que me ha hecho ver que no todos los hombres son igual de tontos e ineptos que tú y que no todos se sienten dioses intocables a los que quieren que les rueguen para poder ser parte de sus vidas.

carta-al

¿Sabes? Cuando salía contigo, mi autoestima se fue al piso y yo sin darme cuenta me fui hundiendo más y más. No tienes una idea de cómo me lastimabas cuando decías que me veía fea y que sólo te provocaba dolores de cabeza. De hecho cuando me enteré que no sólo salías conmigo, sino con otras chicas también, pensé en lastimarme… qué tonta fui. No vales ni una de las lágrimas que derramé por ti, ¿y sabes qué es lo más triste de todo? Que lo sigues haciendo a otras mujeres y eso te está llevando a seguir viviendo una vida vacía y llena de rencores (aunque lo niegues, dentro de ti sabes lo podrido que estás).

No está demás decir que no eres suficientemente hombre para afrontar tus problemas. O bueno, al menos eso es lo que me has hecho ver durante todo este tiempo que no te has preocupado por el hijo que tuviste conmigo. Entiendo que yo no te haya importado y me vale, ¿pero en qué mundo vives para que un hijo tuyo te valga madre? Afortunadamente no lleva tu apellido y hace tan sólo unos días dijo su primera palabra: “Papá” a ese maravilloso hombre que lo ha recibido como si fuera de su propia sangre.

Hoy he madurado, soy feliz y estoy llena de amor gracias a las personas que me han sabido valorar y que me han apoyado. En mi vida podría ni siquiera dirigirle la vista a alguien como tú, ¡tenía que decírtelo!

Yo sé que lamentablemente es posible en 10, 20 o 30 años busques a tu hijo debido a lo solo y arrepentido que estás (es típico en hombres como tú), pero de una vez te pido que no lo hagas. Tú perteneces a nuestras vidas y lo único que te pido es que dejes de engañar a otras mujeres y haciendo hijos por todos lados. No es justo para ellas que alguien tan asqueroso como tú les haga pasar tan malos momentos como me los hiciste pasar a mí.

Atte: Tú sabes quien soy…

Te recomendamos

Tienes que ver