Tips para ensanchar la pantorrilla de tus botas largas

Una eslamodita nos escribió hace unos días para pedirnos un artículo con tips para ensanchar la pantorrilla de las botas largas. Y es que no es necesario que seas gordita para tener este problema con este tipo de calzado, a veces basta tener piernas bien torneadas o más gruesas para que ya no te entren o te sientas incómoda al usarlas.

Si tienes este problema o conoces a alguien que lo tenga, estos tips te ayudarán a lucir esas sexys botas sin que te aprieten o lastimen.

Botas de piel o piel sintética

Llévalas con el zapatero

Si te da miedo arruinar tus botas, la mejor opción es llevarlas con el zapatero, ellos tienen herramientas y métodos seguros para agrandar la pantorrilla e incluso la zona de la zuela; si es que de ahí también te aprieta. Así que no dudes en buscar ayuda profesional.

Ensanchador de metal

Existen ensanchadores para botas que te ayudarán a agrandar la zona de la pantorrilla (los mismos que el zapatero usará). Puedes comprarlos por Internet y seguir las instrucciones de uso.

Úsalas hasta que ajusten

Por lo general los zapatos hechos de piel natural o sintética, tienden a ajustarse con el uso y con el tiempo. Así que si no te lastiman, lo mejor será que las uses bastante para que se amolden a tus piernas. Puedes hacer sentadillas con ellas para que se aflojen.

Spray para aflojar piel

Este tipo de aerosoles son muy efectivos. Con una sola aplicación (en la mayoría de los casos) y unos minutos de uso, el calzado se adapta a la forma deseada.

Secador de cabello

Ponte unas calcetas largas bastante anchas (si no tienes puedes ponerte dos o tres encima), colócate las botas y pasa la secadora unos minutos, camina, estíralas con las manos, mueve las piernas y repite si es necesario. Trata de no usar demasiado la secadora o ponerle muy cerca porque puede maltratar el calzado.

Botas de tela

Llévalas con el zapatero

Las botas de tela son un poco más complicadas de agrandar, lo más recomendable es llevarlas al zapatero para que lo haga de manera profesional y así no arruinarlas o romperlas.

Secador de cabello y periódico

Coloca bolas de periódico dentro de tus botas, tienen que ser lo suficientemente grandes para caber y estirar la zona de la pantorrilla, humedece las botas por dentro, sólo húmedas no empapadas y aplica calor con el secador (no demasiado cerca o se quemará) Póntelas, camina, estíralas con la mano y repite el proceso si es necesario.

Úsalas hasta que ajusten

Las botas de tela suelen dar menos problemas que las de piel y es más sencillo que se ajusten con el uso prolongado. Así que si no te lastiman al caminar, trata de usarlas bastante para que se amolden a la forma de tus piernas.

Plancha

Este truco sólo aplica si tus botas son de tela lisa o lycra y no de gamuza o se quemarán. Humedécelas un poco y pasa la plancha por toda la zona que quieres agrandar. No la uses demasiado caliente. Estira la tela con tus manos cuando aún esté caliente. Deja enfriar y póntelas, si aún te ajustan, repite el proceso.

Te recomendamos

Tienes que ver