¿Aburrida de tus tenis blancos? Diseños sencillos para pintarlos

Hace un par de años los tenis blancos pasaron de ser una prenda infravalorada a un clásico del armario. Sin embargo ya los hemos usado con tantos estilos, looks y outfits ¡que ya aburrieron! Para nuestra suerte, estos tenis duran un montón y puedes usarlos con otro diseño ¿Cómo? Te dejamos algunas ideas sencillas pero espectaculares.

Haz planas de palabras o coloca frases en ciertas zonas de tus tenis. Puedes hacerlo con cualquier plumón de aceite y barnizar con un esmalte transparente.

Para evitar un cambio drástico, puedes pintar sólo la goma que une a la suela del tenis. Coloca cinta para no manchar el resto y de preferencia usa colores llamativos y fluorescentes.

Unas simples flamitas a un lado de tus tenis ¡te darán un look muy trap! Ahora que has pulido tu estilo, amarás usarlos con casi todo lo que tienes.

Muchos garabatos de colores en ciertas zonas le darán un aire urban noventero ¡Perfecto! Los noventas regresaron y todo el mundo lo sabe.

Hasta un pequeño dibujo, como el de Lord Nermal, hará la diferencia en tus looks. No olvides ser creativa y plasmar en tus tenis tu gustos favoritos.

¿No sabes dibujar muy bien? No hay problema, hay otras opciones artísticas. Por ejemplo, puedes crear manchas de pintura de varios colores y aleatorias alrededor de ellos.

¿Sabes dibujar muy bien? Llegó tu hora de triunfar. Busca tu obra de arte favorita y replícala, a tu estilo, en tus tenis. Sólo barniza al final para que el agua no se lleve estas bellezas.

Con sólo delinear a pulso las líneas de costura ¡Tus tenis serán otra cosa! Parecerán sacados de un cómic, caricatura, dibujo o hasta de un video alternativo.

Usa tu banda, película, persona o serie favorita como inspiración. Gogglea dibujos de tu cosa favorita en el mundo y plasma la que se vea más sencilla en tus tenis.

Si eres mala dibujando, puedes usar tu derecha para dibujar y tu izquierda para escribir, esto le dará a tus tenis un aire alternativo y raro ¡Justo como tú!

Agarra un plumón sharpie ¡Y alócate! Imagina que rayas una de tus libretas, no lo medites, inspírate y sólo hazlo.

Te recomendamos

Tienes que ver