8 Alimentos que te ayudarán a aumentar de tamaño esas ‘pompis’

Para tener unas pompis más grandes, firmes y redonditas, no sólo es necesario hacer cardio y bastantes sentadillas. La alimentación juega un papel aún más importante para que logres desarrollar masa muscular en esta zona. Así que si ya estás haciendo ejercicio (porque los alimentos no actúan solos) esto es lo que tienes que añadir a tu dieta para tener el trasero que siempre has deseado y no sólo eso, porque también contribuirán a mejorar tu salud y tu aspecto en general.

Carbohidratos

Si alguien te dice que para bajar de peso y crear masa muscular debes eliminar los carbohidratos de tu dieta, entonces esa persona no sabe nada. Los carbohidratos son el combstible de tu cuerpo, si no los consumes no tendrás energía para ejercitarte o hacer tus actividades cotidianas. El secreto está en comerlos con moderación. Los carbohidratos que puedes consumir son las pastas de trigo integral, quinoa y la avena en todas sus presentaciones. Así que disfrútalos sin culpa.

Carne magra

Las carnes magras, son aquellas que prácticamente no contienen grasa y aportan gran cantidad de proteína, que es justo lo que tus músculos necesitan para crecer. Así que añade a tu dieta pollo sin piel, de preferencia pechuga, ternera, atún (no en lata), y pechuga de pavo.

Frutas

Puedes comer todo tipo de frutas sin excepción. Pero te recomiendo que después de hacer ejercicio consumas fresas, manzanas, plátanos y peras. Te ayudarán a recuperarte del desgaste físico y así no caerás en tentación de consumir golosinas o cosas fuera de tu dieta.

Vegetales

En cuestión de verduras no hay límite, puedes consumir todo tipo y en la cantidad que desees, incluso papas, pero no fritas. Así que date vuelo y prepárate ensaladas o porciones de verudras al vapor a la hora que sea.

Semillas

Las nueces, almendras y cacahuates son ricos en grasas saludables. Puedes comerte un puñado de ellos cada que tengas antojo de algo o bien entre comidas, para evitar que caigas presa de los antojos.

Huevo

El huevo es otro alimento satanizado. Puedes comerlo con moderación. Por ejemplo, un omelette de calaras, o un huevo duro durante el desayuno o dentro de una rica ensalada. El punto es no exagerar su consumo, pero tampoco eliminarlo pues es fuente preciada de proteína.

Lácteos descremados

Los lácteos no son completamente necesarios, así que si no eres muy fan puedes sustituirlos por productos de soya y almendras. Pero si te agradan, entonces consume quesos, crema y leche bajas en grasa y descremadas. No abuses en su consumo puesto que si lo haces, terminan convirtiéndose en grasa dentro de tu organismo.

Legumbres

Lentejas, frijoles, garbanzos, alubias y soya son una excelente fuente de fibra que mantendrá a tu cuerpo funcionando de manera eficiente. Son ideales para acompañar carnes y ensaladas y quedar satisfecha mucho más rápido.

Te recomendamos

Tienes que ver