Ventajas de haber sido hija de mamá soltera

Durante años y hasta la actualidad, la madre soltera ha sido mal vista. Por años este tipo de mujeres tienen que aguantar discriminación y prejuicios. Y no sólo eso, pues a veces las hijas de familias uniparentales tienen que acostumbrarse a los juicios sociales. Se piensa que una hija de madre soltera tiene carencias ¡Pero es todo lo contrario! Haber nacido en este tipo de familias te da muchísimas ventajas.

Aprendes a no necesitar de un hombre

Algunas chicas no pueden imaginar una vida sin la presencia de un hombre. Cuando creces sin padre, comprendes que no es necesario de un chico para que un hogar esté completo, incluso, para ser feliz.

Tienes una magnífica conexión con tus abuelos

Sabemos que las madres solteras son súper mamás y no necesitan ayuda ¡pero! sus padres (tus abuelos) siempre estuvieron al pendiente de ustedes. Así que tus abues y tú terminan amándose como si fueran familia nuclear.

Te vuelves más fuerte que otras chicas

Tu mamá te puso a resolver las cosas por ti misma. Ella no necesitaba de una figura masculina para cargar cosas pesadas, arreglar una fuga o cambiar un neumático. Conforme tú crecías ella te encargaba actividades que requerían un esfuerzo físico que otras madres consideran “trabajo del hombre”.

Confías en tus metas y pasiones

Como tu mamá es tu único y mejor espejo, no creces pensando que las mujeres somos débiles. De ella aprendiste que no importa tu género, tú puedes hacer cualquier actividad, estudiar cualquier carrera y seguir tus sueños sin importar los prejuicios.

No eres dramática como otras chicas

Todos los padres discuten con discreción, pero no siempre logran evitar gritar frente a sus hijos. Como hija de madre soltera careciste de peleas de pareja, por eso ahora sabes que no hay necesidad alguna de gritar cuando haya problemas.

Te haces independiente económicamente

Esto no se debe a que tengas carencias, sino que te das cuenta del esfuerzo, presión y lucha constante que ha tenido que hacer tu mamá para sacarlas adelante. Te servirá de ejemplo a seguir y perderás el miedo a trabajar duro para llevar dinero a casa.

Eres una chica súper responsable

Sabes perfectamente que en casa se deben compartir responsabilidades. A temprana edad se te inculcó que todos deben poner su granito en la arena, para una casa funcional. Así que cumples con tus responsabilidades desde ir bien en la escuela y hasta quitarle trabajo doméstico a tu mamá.

Aprecias a tu mamá con tu vida, corazón y alma

Tu mamá trabaja muchísimo para tenerte un hogar en buenas condiciones y cubrir todas tus necesidades. Te ha amado incondicionalmente, siempre va a estar a tu lado. Ha sabido sacarte adelante, sonriendo a los malos comentarios y dándote toda la felicidad que puede. Vaya que Superman le queda corto a tu mamá.

Te recomendamos

Tienes que ver