Señales de que tu relación fracasará sin remedio

Siento ser yo quien te lo diga o quien confirme las sospechas que tienes ya desde hace tiempo. Es momento de que aceptes la realidad, deja de maquillar algo que no puede arreglarse, no te aferres más a  la fruta podrida, ha llegado el momento de que dejes de añadirle puntos suspensivos a una historia que llegó a su fin hace ya bastante  tempo.

¿No sabes de lo que hablo? Quizá esto te refresque la memoria:

Se les han acabado los temas de conversación

Cuando salen a comer, al cine o a cualquier sitio sólo ustedes dos, simplemente ya no saben de qué hablar, y prefieren quedarse en silencio, perdidos en sus pensamientos. La situación se vuelve bastante incómoda, a tal punto que ya no salen tanto, o lo hacen cuando hay más personas involucradas.

Y cuando encuentran uno, terminan peleando

Y si de pura casualidad divina encuentran un tema del cual hablar, siempre de los siempres termina en conflicto. Osea que sólo tienen dos opciones, quedarse callados o pelear.

Dentro de ti, sabes que no tienes ganas de verlo

Sabes que no tienes ganas de verlo, pero tienes miedo de aceptarlo porque sabes cuál es la salida y no quieres tomarla. Así que lo ves más a la fuerza y por compromiso que por ganas. Ya no sientes emoción al verlo, simplemente se volvió costumbre.

Todo lo que hace o dice te irrita

No importa si está callado sin molestar a nadie, a ti ya te irrita hasta que esté respirando y eso querida mía, es una clara señal de que ya no quieres estar con él, basta que lo aceptes y muevas ese trasero para alejarte de ese infierno.

Prefieres salir sola antes de invitarlo

Si hay una fiesta, un evento familiar o algo por el estilo, ya ni se pasa por tu cabeza invitarlo, porque sabes que si va no te la pasarás bien. Así que mientes y le dices que es sólo salida de chicas, o que tus papás te dijeron que sólo podías ir tú, y mil excusas más.

Te atraen otras personas

Empiezas a sentir esa cosquillita, esas ganas de querer sentir de nuevo el romance, las primeras salidas. O tal vez ya hay alguien por ahí que te está moviendo cañón el tapete. No sigas ese camino peligroso, mejor termina las cosas por lo sano y emprende el vuelo a donde quieras.

Ya no visualizas tu futuro con él

Cuando su relación comenzaba creías que era el amor e tu vida, era fácil visualizarte con él, te imaginabas como sería vivir juntos, casarse y hasta tener hijos. Pero hoy eso se ha esfumado y ya no sientes que el quepa en tu maleta.

No te atrae más

Lo ves y ya no te provoca nada, incluso ha dejado de gustarte físicamente. E íntimamente ni te cuento, seguro que lo evitas a toda costa y te has vuelto experta en pretextos.

Han terminado y vuelto varias veces sin cambio

Lo más seguro es que cada vez que pelean terminen la relación y unos días después vuelvan prometiendo cambios, pero obvio nada cambia y todo empeora ¿Para qué seguir haciéndose tontos? Ya saben lo que sigue ¡Acéptalo!

Notas lo mismo de su parte

Todo lo anterior no sólo lo sientes o lo demuestras tú. También lo notas de su parte. Así que quítate la venda de los ojos y comienza a ver realmente la relación que tienes. No pasa nada, dolerá, pero no morirás y lo superarás más rápido de lo que crees. No te aferres a algo que no te hace bien, te estás perdiendo de algo realmente bueno allá fuera.

Te recomendamos

Tienes que ver