Señales de que te estás convirtiendo en un VIEJITO AMARGADO

Con el paso de los años tu nivel de tolerancia y paciencia va disminuyendo con ciertas cuestiones de la vida, hasta que llega el punto en el que ya eres un viejito amargado. Aquí te dejamos algunas señales que te dicen si ya lo eres o estás en proceso de convertirte en uno.

Me acabo de dar cuenta que yo ya me convertí en uno. =P

cinema

Vas al cine a la última función para que no esté lleno de gente o de niños.

Prefieres ir a Six Flags entre semana para evitar las enloquecidas multitudes de los fines de semana.

Vas a bares en lugar de antros llenos de chavitos.

Huyes de los Starbucks llenos de hipster y prefieres tomar un café el en Toks.

coffeee

Sacar a tu perro a un largo paseo es lo más excitante de tu fin de semana.

Prefieres zapatos cómodos en lugar de unos con estilo.

Tienes más ropa deportiva que sexy.

deportiva

Has dejado los refrescos por agua de avena para cuidar tus riñones.

Mientras manejas piensas que todos son unos idiotas para manejar.

Te quejas del pésimo servicio de todos los lugares.

quejarse

Crees que la gente ya no tiene educación y que todos son salvajes.

Tu única aplicación en el celular es Facebook, las demás no sabes ni para qué funcionan.

La música actual de parece una porquería y regresas a los éxitos de tu adolescencia.

oldmusic

La cruda ahora te dura 3 días, y cuando dices no vuelvo a hacer, lo cumples.

Los libros de superación personal son como una patada en las partes nobles.

Los videojuegos ya son cosa del demonio y prefieres las gráficas sencillas de juegos.

crash

Empiezas a decir frases que sólo le habías oído decir a tus abuelos como,  “Esta juventud de hoy” o “¿A eso le llamas música?”

Empiezas a creer que la esterilización humana sería una opción viable.

Ahora sí entiendes la frase “Entre más conozco a las personas, más quiero a mi perro”.

amoperro

Para vacacionar prefieres un lugar tranquilo, sin antros, sin niños y con la menor cantidad de personas a tu alrededor.

Sientes que ya no puedes empezar tu día sin un café.

Empiezas a volverte algo ermitaño, ahora prefieres ver una película en casa, que salir a ver qué pescas.

tvtv

Y tú, ¿ya eres un viejito amargado?

Te recomendamos

Tienes que ver