Remedios caseros para eliminar el acné de tu hermosa espalda

Si el acné en el rostro es molesto y desesperante, en la espalda lo es todavía más. Es un lugar difícil de alcanzar para colocar tratamientos que lo eliminen, la ropa y el sudor juegan terriblemente en su contra y además evitas usar trajes de baño y prendas realmente hermosos por pena.

Existen algunos cuidados y remedios caseros que pueden disminuirlo en gran medida y hasta desaparecerlo, dependiendo de su gravedad. Así que pon manos a la obra que son sencillos económicos, seguros y super efectivos.

Cuidados:

Utiliza jabones antibacteriales

Usa una esponja o cepillo suave para esta zona, que además sea exclusivo para tu espalda. No apliques jabones convencionales para el cuerpo, sino uno antibacterial.

Exfoliar dos veces por semana

Exfoliar suavemente la zona una o dos veces a la semana, hará que las células muertas no infecten la zona y que la piel se regenere con mayor facilidad. Haz un exfoliante casero, con miel y azúcar.

Dejarla al aire libre

La ropa influye negativamente en el acné de la espalda, el roce y la suciedad que se acumula en ella a lo largo del día pueden agrave el problema. Usa prendas de algodón no demasiado ajustadas y cada vez que puedas, deja tu espalda al aire libre y al sol.

Lleva una dieta sana

No consumir grasas malas, beber mucha agua y añadir a tu alimentación frutas y verduras ayudarán a mejorarlo.

Recoge tu cabello

Si tienes el cabello largo evita que entre en contacto con tu espalda, pues la grasa y suciedad que se acumula en él pueden empeorar tus granitos.


Remedios:

Bicarbonato de sodio

El bicarbonato actuará como un exfoliante súper suave, que además equilibrará el ph de tu piel. Tiene propiedades antisépticas y antiinflamatorias. Mezcla dos cucharadas de bicarbonato, el jugo de medio limón y cinco cucharadas de miel. O bien sólo bicarbonato y agua. Aplícalo en toda la zona afectada, deja reposar 15 minutos y retira con agua tibia. Puedes hacerlo todos los días.

Papaya

La papaya reducirá la producción de grasa en la zona, dejándola suave y tersa. Contiene una enzima llamada papaína que tiene propiedades antiinflamatorias y antibacteriales. Tritura la pulpa y aplica directamente sobre la piel afectada previamente aseada. Deja reposar 20 minutos y enjuaga con agua tibia. Puedes hacerlo todos los días.

Vinagre de manzana

Este vinagre eliminará las bacterias que son las causantes de que el acné se propague, también es muy astringente así que siempre debes hidratar la piel tras aplicarlo, porque si tu piel se reseca producirá más grasa y obviamente más acné.

Mezcla mitad de agua y mitad de vinagre. Moja un algodón y aplica en toda la zona afectada. Deja actuar 15 minutos o toda la noche y retira con agua tibia.

Limón

La ventaja del limón, es que además de eliminar las bacterias causantes del acné, ayudará a aclarar las manchas que este problema ya haya dejado en tu piel. Puedes frotar una rodaja directamente en la zona, o bien exprimir el jugo y aplicar con un algodón. deja actuar toda la noche y retira por la mañana con agua tibia. Hidrata bien tu piel al final porque podría resecarse.

Cáscara de banana

La cáscara de plátano contiene luteína, un potente antioxidante con propiedades anti inflamatorias que además estimula la regeneración de la piel. Frota la cáscara en toda la zona afectada y deja reposar toda la noche, retira con agua tibia por la mañana.

Miel y canela

Una potente mezcla antibacterial y anti inflamatoria que además dejará tu piel suave. Mezcla dos cucharadas de miel de abeja natural, una cucharadita de canela en polvo y revuelve hasta que se hayan integrado bien. Aplica en la zona afectada y deja reposar 30 minutos. Retírala al bañarte con agua tibia.

Te recomendamos

Tienes que ver