Razones por las que una mujer puede dejarte aunque te quiera

La frase “El amor lo puede todo”, no puede estar más alejada de la realidad. El amor no es la única fuerza que está en juego cuando se trata de mantener una relación a flote, hay cientos de cosas que pueden llevarte a tomar la decisión de separarte de tu pareja aunque el amor esté intacto.

Las personas evolucionan y esto provoca que los ideales, las metas, las cosas que tenían en común como pareja cambien por completo, provocando una separación aunque el amor siga presente. Si tú te encuentras en esta situación, ya sea que quieras separarte de tu pareja o que tu pareja te esté dejando, esto podría ayudarte a entender lo que está ocurriendo.

Ha dejado de ser ella

Las mujeres estamos acostumbradas a anteponer absolutamente todo lo referente a nosotras mismas con tal de que la otra persona (en este caso nuestra pareja) sea feliz. A tal grado que olvidamos nuestras necesidades, sueños, metas, olvidamos quienes somos y nuestra felicidad siempre se pospone. Pero cuando nos damos cuenta y queremos empezar a ver por nuestra propia felicidad, a veces tener pareja simplemente ya no es opción debido a que tener espacio y tiempo se vuelve prioridad.

Quiere estar soltera de nuevo

Por lo general las mujeres no disfrutamos de nuestra soltería, siempre estamos preocupadas en conseguir pareja en lugar de aprovechar el tiempo con nosotras mismas, nos enseñan que valemos más con un hombre a nuestro lado, así que cuando rompemos ese estereotipo, el momento de querer estar soltera puede llegar de la nada y golpear los cimientos de nuestra vida sin vuelta atrás. Y por más que ame a la persona a su lado, la necesidad de conocer y explorar el camino de la soltería se impondrá así sin más.

Ya no confía en ti

La confianza es la base de toda relación sana. Si esa base se fragmenta, toda la relación se desequilibrará hasta que llegue el día del inminente derrumbe.

Siente que la detienes

Muchos hombres, consciente o inconscientemente, cortan las alas de su pareja. ¿Cómo? no alegrándose por sus triunfos, no alentando sus sueños, minimizando cada paso que da hacia adelante, limitando su libertad con chantajes emocionales y encasillándola en roles arcaicos que ya no deberían existir. Muchas mujeres no se dan cuenta de ello y permiten que esto las encierre en una especie de jaula mental, pero cuando se logra salir de ahí, la relación simplemente no volverá a funcionar aunque exista amor.

Se ha dado cuenta que no puede cambiarte

Muchas mujeres tenemos el pensamiento mágico de que nuestros superpoderes femeninos lograrán cambiar las cosas negativas de un hombre (celos, infidelidad, alcoholismo, vicios, etc). Pero cuando nos damos cuenta de que no podemos y de que no es nuestra responsabilidad mejorar o cambiar la vida de alguien más, entonces el panorama se abre pero el pasado se cierra sin vuelta atrás.

Ya no quiere lo mismo que tú

Las relaciones, así como las personas, evolucionan y la evolución no es otra cosa más que cambio. Un día puedes querer casarte y tener hijos y al día siguiente puedes cambiar por completo de opinión y querer seguir por un camino distinto al que te han marcado toda tu vida. La vida da mil vueltas y las cosas cambian en un segundo. El amor es importante pero no la única fuerza que mantiene a las personas juntas.

Te recomendamos

Tienes que ver