¡Mujeres! Entiendan que a los hombres no nos gusta que nos hagan esto

Debo ser totalmente sincero con todas las mujeres. Hay cosas que a los hombres realmente no nos gustan, no lo tomen como algo personal, simplemente tómenlo como un consejo para tenerlo en cuenta y pensar dos veces antes de hacerlas.

Hacernos chupetones

Son dolorosos, se ven horribles, no son sexies y todo el mundo (principalmente nuestra familia) nos ve como si fuéramos unos enfermos sexuales.

Pancartas con globos y mil cosas más en donde todo el mundo las pueda ver

“Te amo gordito, quiero que toda la vida seamos así de felices como lo somos el día de hoy”.  Puesto enfrente de la escuela en donde todos nuestros compañeros, maestros y demás personas ven algo que supuestamente tendría que ser “personal”, no es agradable.

no m

Decorarnos sorpresivamente nuestra habitación

Nuestra habitación, en teoría, tiene que ser nuestro espacio privado y sagrado en el cual nadie debería tomarse la libertad de entrar sin permiso ya que en ella tenemos cosas privadas. Y llegar de repente y ver que han estado en ella a escondidas, es un poco incómodo.

Quitarnos nuestra comida, siendo que nos habían dicho que no tenían hambre

En verdad, aunque ningún hombre se atreva a decirlo de frente, yo se los digo… ¡Lo odiamos! Si tienen hambre, también pidan, pero no nos quiten toda nuestra comida. No es tierno ni lindo (como muchas piensan).

Etiquetarnos en todas las imágenes románticas que se van encontrando en Facebook.

No sé si lo hacen a veces por hacer ver a las demás que estamos en una relación o simplemente porque de verdad les nace. No sé, pero no es tan romántico tener que andar dando like muy a la fuerza en todo lo que nos etiquetan.

como

Pedirnos… no, más bien ¡exijirnos! nuestras contraseñas

Si no confían, ¿para qué andar o salir con nosotros? Es algo que nadie debería pedir.

Obligarnos a que nos llevemos bien con sus amigos

Nosotros respetamos que ustedes tengan amigos, pero hay veces que simplemente no hacemos química con ellos y que no tenemos por qué intentar caerles bien ni obligarnos a ser también sus amigos y agregarlos a Face.

Te recomendamos

Tienes que ver