Mi novio me terminó por Whatsapp … Era el día de nuestro aniversario

Hoy hubiera sido un día como cualquier otro, si no fuera por un pequeño detalle… Mi novio con el que llevaba casi 1 año, me terminó por Whatsapp.

Suena el despertador como todos los días a las 6:30 am. Abro el ojo derecho y con vista borrosa me doy cuenta que tengo un mensaje de él, el hombre con el que he compartido mis secretos, mis pensamientos, mis horas y hasta mi cuerpo en el último año. No se me hizo extraño ver un mensaje tan temprano de él, ya que comúnmente antes de irse a la Universidad me deseaba los buenos días o me mandaba alguna cosa linda haciéndome ver cuánto pensaba en mí. De hecho no se me hizo extraña esa notificación y menos porque hoy hubiéramos cumplido 1 año de relación.

– “Ya no te amo, será mejor que cada quién vaya por su lado. Suerte en tu vida, gracias”.

Esas fueron las palabras exactas que se atrevió a escribir en ese mensaje y que mis ojos no podían creer. Te juro que sentía que no había despertado. En ese momento una ola de pensamientos y sentimientos invadieron mi cabeza de manera tan rápida que me hicieron llorar en menos de 2 segundos.

YA-NO-TE

– ¿Por qué tuvo que hacer esto preciosamente el día de hoy? – Me pregunté a mí misma mientras mis ojos se nublaban con lágrimas. Lagrimas de impotencia, enojo, tristeza y coraje de no saber qué diablos estaba pasando. ¿A caso era una broma? Mé metí a Facebook y me di cuenta que ya me había eliminado.

Paso una hora y con mis ojos más inflamados que los de un pez (de esos anaranjados gorditos), me di cuenta que sólo tenía 2 opciones: llamarle y buscar respuestas o eliminarlo de Whatsapp y de mi vida. Elegí la opción número dos. Tengo que aceptar que mis dedos estuvieron a punto de enviarle mensajes rogándole que no me hiciera eso, o diciéndole que todo se podía arreglar, pero por fin mi cerebro pensó antes que mis ansiosas manos y me hizo caer en cuenta que el amor no tiene por qué ser un drama. El amor existe o no existe, no hay puntos medios, él simplemente ya no me amaba como yo a él.

En estos momentos me pregunté, ¿A dónde fueron todos esos momentos que nos unieron durante 364 días? ¿Qué pude haber hecho mal para que él se atreviera a terminarme por whatsapp justo en nuestro aniversario? ¡Yo jamás le fui infiel! Cuando estábamos juntos la pasábamos riendo y aunque tuvimos peleas, fueron pocas y sinceramente muy estúpidas. Se podía decir que eramos una buena pareja, y hasta donde yo pensaba, estable.

que-buen-par-de

Lo que más me duele no es el hecho de que llevaba 1 mes preparándole una sorpresa hermosa justo para este día, o el hecho de que durante los próximos 3 meses me estén preguntando todos mis contactos: “¿Qué sucedió? ¿Por qué terminaron?” Lo que más me duele es que él no hubiera tenido el valor de verme a los ojos y decirme esas mismas palabras en persona.

Hoy, aunque no esté él, celebraré mi aniversario y aunque no puedo decir que sonreiré, debo celebrar que tengo la oportunidad de comenzar una nueva etapa en mi vida. Y aunque esta historia termina con un final triste, yo tengo la oportunidad de comenzar de cero.

Me quedo con la enseñanza de que hay decisiones de otras personas que uno no puede controlar y respuestas que quizá no debes conocer, ya que si las obtienes, posiblemente sólo te confundirán más.

Esta anécdota te la cuento ya que ha sido un día difícil para mí, uno de esos días que sientes que no son reales. Es posible que tú te puedas identificar y puedas entender exactamente ese sentimiento que tengo en estos momentos, ya que también lo has sentido.

En fin, me voy, pues necesito ir a ver a quién vendo el regalo que le hice a mi ex.

¿Qué harías si fueras yo?

Te recomendamos

Tienes que ver