La guía secreta de un seductor

 

Un hombre que sabe conquistar a una mujer siempre tiene estas características.

Habla con seguridad y logra que no haya silencios incómodos.

Un verdadero seductor tiene el don de la palabra, y por increíble que parezca, parece que puede hablar y opinar sobre cualquier tema. Si es que no tiene muchos conocimientos sobre lo que tu le estás platicando, él logra captar todo a la perfección y logra hacerte preguntas, las cuales lograrán mantener una plática interesante. Es común que entre la plática, te hagamos comentarios con bastante humor.

Sentido del humor.

Te hará reír de una manera tan sencilla y sin esforzarse, con esto logrará hacer una conexión automática con él.

Los piropos.

Un hombre seductor sabe que halagar a una chica y hacerla sentir bonita-especial, de esta forma hará que ella se interese en él. Así que los hombres normalmente buscaremos algo hermoso que decir, y que al mismo tiempo no pudiéramos decir a cualquier otra mujer. Un seductor siempre sabe que en las primeras citas, se debe piropear todo aquello que el dinero no puede comprar. Es importante no adular la marca de su ropa, sino más bien el cómo lo lleva puesto, y lo bien que se le ve.

Ejemplo: “Me fascinó cómo se te ve esa playera, va perfectamente con tu personalidad”.

Autocontrol.

¡Importantísimo! Un sedutor siempre sabrá que debe mantener la cabeza fría, (aunque todo lo demás esté caliente). Él sólo te hará una propuesta o una petición, y sólo si está seguro que tu respuesta será favorable.

Hace ofertas que no puedes rechazar.

Un chico que sabe cómo hacer que caigas rendida a sus pies, te comenzará a hacer propuestas las cuales te provocan cierta emoción y adrenalina, primero comenzará con cosas sencillas y así poco a poco hasta que él gane.

Sabe las reglas del juego.

Por lo mismo, no mostrará todas sus cartas de una sola vez.

Hace que lo necesites.

Ésto se logra al principio mostrando un poco de indiferencia. Es por eso que muchas chicas siempre se cuestionan el por qué ese chico no las llama a diario. Simplemente está haciendo su técnica de hacerte ver que tu vida a su lado es mucho más divertida.

Va a diferentes ritmos.

Un día te puede hacer todo el caso del mundo, al día siguiente puede que ni siquiera te conteste el celular o un mensaje por WhatsApp. No es otra cosa mas que para no ir siempre al mismo ritmo, lo cual provocaría que se pierda el interés demasiado rápido. (Dependiendo de la chica a la que se quiere conquistar)

Es impredecible.

Un gran seductor nunca es un hombre predecible. Él sabe que teniendo diferentes actitudes, logrará convertirse en un hombre mucho más interesante. Un seductor jamás será amable todo el día, a todas horas, y con todas las personas. Haciendo ésto logrará tener una actitud de chico malo que tanto te podría gustar.

Misterioso.

Dejará cosas a tu imaginación, sin responderlas por completo.

Paciencia.

Él sabe ser paciente y entiende que todo el trabajo que ha llevado a cabo, tarde o temprano dará sus frutos. Precipitarse puede llevarlo al fracaso y a que salgas huyendo.

Constancia.

Un hombre que en verdad quiere conquistar a una mujer, está pensando las 24 horas en ingeniosas formas de lograr captar su atención de una manera sutil, pero que tengan excelentes resultados. Puede ir desde mandarte un simple mensaje de whatsapp diciendo que soñó contigo, hasta algo más elaborado.

Es realista.

No todos los seductores son perfectos. Algunos tienen unas ventajas que otros no, por ejemplo: Unos somos mas guapos, otros tienen más dinero, otros viven solos, etc. Cada seductor sabe sus puntos débiles, así que en base a ello sabrá cuales mujeres están más a su alcance.

Es atrevido.

El hombre que es atrevido, siempre tendrá más oportunidades de que una mujer caiga rendida a sus pies, que  uno que se reserva sus impulsos. Si creemos prudente besarlas, no les preguntaremos, simplemente lo haremos.

No es empalagoso.

Sabemos darles su tiempo, entendemos que habrá ocasiones que prefieran salir a fiestas con amigas sin tenernos pegados toda la noche. Esos pequeños detalles son importantes para hacer que una chica se enamore de ti, poco a poco ella irá pidiendo que estés mas tiempo con ella.

Buscamos el punto débil.

Sabemos que todas las mujeres tienen un punto débil que debemos encontrar y explotar . La mayoría de ellas sólo buscan el reconocimiento y el cariño como personas. Tal como tu y como yo, querido/a lector/a. Encontrar el punto débil de cada uno: este es el arte de mover las voluntades. Es más una destreza, que determinación. Es saber por dónde se ha de entrar a cada uno. Primero hay que conocer el carácter, después tocar el punto débil, insistir en él, pues infaliblemente se quedará sin voluntad.

Sabe dar sorpresas.

El problema de muchos hombres es que dan decenas de regalos y terminan agobiando a la mujer, haciendola sentir incluso un poco acosada. Un seductor prefiere planear una buena sorpresa y en el tiempo adecuado.

Sobre el romanticismo.

Un seductor sabe que tiene prohibido lucir completamente estúpido cuando está enamorado. Él conoce la manera perfecta de hacerte saber todo lo que siente por ti, sin que termine cayendo en lo obsesionado que al final terminaría por agobiarte.

Sabemos perfectamente que nos va bien.

Sabemos qué tipo de loción va bien con nosotros, el tipo de corte de cabello, la ropa, el humor que tu tienes,  y el que debemos implementar cuando hablemos contigo.

Celos.

Sí, damos celos de vez en cuando, pero simplemente como estrategia para darnos cuenta de qué tan interesadas están en nosotros.

Sabemos que dentro también traes una niña mala.

Por más niña buena que quieras intentar ser, sabemos que dentro de ti  también hay un diablito al que sabemos cómo alborotarlo Puede causar un gran incendio, lo cual terminará causando que nos desees más.

Tenemos ética, sabemos respetar.

Este punto es importantísimo. Un verdadero hombre entiende cuando una mujer está en una relación en la que ambos se aman. A este tipo de mujeres, queda prohibido tratarlas de conquistar, no nos gusta ocasionar problemas.

Sabemos perder.

Cuando nada da resultado y sabemos que hemos perdido, nos retiramos orgullosos mínimo de haberlo intentado. No siempre se puede ganar.

No ponemos todos los huevos en la misma canasta.

Un hombre seductor aún no enamorado, siempre trabajará no sólo en ligarte a ti,  es posible que esté haciendo lo mismo con 2 o 3 chicas más. Alguna seguro cederá ante nosotros.

 

Te recomendamos

Tienes que ver