Ella Tiene Alzheimer, El La Sigue Amando y Una Simple Pregunta Le Cambió Su Vida. Historia Que Me Llevo a Las Lagrimas.

Puro amor

Él tiene 80 años, ella también, ambos viven en una casa de retiro para personas mayores. Hace 60 años decidieron y prometieron quedarse juntos para toda la vida, lamentablemente desde hace 5 años ella ya no recuerda esa promesa, de hecho no recuerda ni el rostro de sus hijos y mucho menos el de ella misma en fotos.

Todas las mañanas, él, entra a desearle los buenos días con una taza de café y una sopa. Siempre con mucha cautela para que ella no se vaya a alterar …

“Buenos días Preciosa, hoy seré tu amigo quien te ayudará a que tu día sea muy hermoso y feliz”.  Entra diciendo su esposo.

Por alguna extraña razón, aunque no lo conozca, ella es con el único que no entra en pánico. Siempre que se le pregunta cual es la expresión de su esposa al verlo todas las mañanas, afirma que es como esa mirada que haces cuando tratas de enfocar a una persona, a la cual sientes que conoces, pero no le hablas ya que dudas demasiado si sea él.

El día más especial para Joseph, fue ese en el que su esposa le dijo:

– Es extraño y disculpe el atrevimiento, pero siento como si lo conociera …

Joseph con un nudo en la garganta y con los ojos a punto de soltar una lagrima, le respondió:

– Yo siento lo mismo, posiblemente en una vida pasada nos conocimos y nos llevábamos realmente bien, posiblemente esa sea la razón.

Leonor sólo le respondió con una sonrisa, la misma sonrisa que hizo el día en el Joseph le pidió que fuera su esposa.

Ése fue el mejor día de su vida, ya que supo que aunque fuera muy dentro de ella, su amada esposa aún lo recordaba.

Te recomendamos

Tienes que ver