El lado desconocido y oscuro de los TELETUBBIES que te hará temblar

Los teletubbies era un programa infantil de televisión en donde los protagonistas eran extraños y torpes seres que siempre tuvieron un halo tenebroso a su alrededor. Su creador es Andrew Davenport y con el es con quien empieza la terrible verdad sobre estas criaturas.

Durante su infancia, Andrew  fue obligado a estudiar en un colegio que era un tipo de internado militar en las proximidades de Folkestone que tenía la mala fama de “maltratar” a sus alumnos. En este periodo, Davenport se sometió compulsivamente al riguroso “Plan de Disciplina” del colegio. Entre las actividades de ese plan estaba pasar un fin de semana en una base militar donde actualmente se encuentra la Estación RAF Menwith Hill, en Harrogate.

tubbies

Tras ese viaje, Andrew volvió trastornado. Aquel pequeño siempre “inquieto” se convirtió en un niño serio, sin expresiones. Siempre cabizbajo por los rincones, el joven nunca toco el tema abiertamente. Llegó a frecuentar un psiquiatra para librarse del trauma pero nunca tuvo éxito. Con el tiempo, el trauma de los acontecimientos de aquel viaje se fue atenuando hasta anularse en las profundidades del alma de Andrew. Ahí lo guardó, escondido, hasta el día en que Davenport decidió colocar las ideas en papel: era el programa de los Teletubbies.

Presentó a los ejecutivos de la BBC el proyecto para ese programa infantil: todo era muy bueno, muy simple… o por lo menos eso aparentaba. Cierto día, Davenport asistió a una fiesta con todo el equipo del programa. El director se pasó con la bebida y terminó en un estado deplorable. En medio del llanto, Andrew comenzó a confesar a los presentes una historia sobre una supuesta “Operación Mider”. Según sus palabras, durante aquel viaje que había hecho en el colegio militar a los 13 años de edad, Andrew y sus compañeros fueron sometidos a un experimento que formaba parte de una operación llamada por los militares con el nombre código “Mider”.

Todo fueron puestos en una esfera que parecía “hecha de un plástico liquido” y permanecieron ahí mientas una luz cegadora envolvía toda la estructura. Andrew contó que se desmayó, despertando en un lugar totalmente extraño. En ese lugar, nada parecía tener sentido, las leyes de la física no se aplicaban y las criaturas que allí habitaban no tenían parecido con ningún animal que haya visto antes. Eran seres parecidos a grandes ratas, con cerca de dos metros de altura, vestían ropas metálicas y con antenas por encima de sus cabezas. En la región del abdomen estos seres tenían un display en el que se podía ver todo lo que ellos pensaban, incluso los pensamientos del propio Andrew.

teletubbies

Todos se comportaban de forma tonta, emitiendo algo parecido a una risa todo el tiempo. Parecían niños. Andrew y otros de sus tres amigos permanecieron en ese lugar, según su perspectiva, durante largos meses. Se comunicaban con las criaturas mediante el pensamiento y estas materializaban todo aquello que los niños deseaban, casi siempre con una sonrisa en el rostro. Cierto día, en medio de este ambiente extraño, Andrew y sus amigos encontraron un pilar, una piedra en forma de cilindro, que emitía una luz intensa. Uno de los compañeros de Andrew tocó aquel pilar y desapareció. Los otros entraron en pánico y salieron del lugar corriendo. El pobre muchacho volvió a su hogar, un globo flotante con ventanas donde también habitaban las criaturas. Sin embargo, cierto día el pilar cilíndrico se apareció al pie de su ventana. Andrew tenía miedo de tocarlo, pero una de las criaturas le transmitió un sentido positivo haciendo que Andrew se armara de valor. El niño tocó el cilindro y despertó dentro de la esfera de la base militar en el momento exacto en que aparentemente había desaparecido. Davenport le dijo a su equipo que todo aquello había sido muy real como para tratarse de una ilusión. Y los otros colegas del experimento tuvieron la misma experiencia que Davenport. De un total de 12 niños, solo él y otros tres fueron a parar en aquel sitio, los otros fueron cada uno a un lugar diferente. Andrew terminó diciendo que los responsables hablaron de que había tenido éxito en el “Universo del Medio”.

teletu

Al día siguiente, Andrew negó todo lo que había contado al equipo. Dijo que era un pensamiento tonto, que no creyeran en nada y mantuvo el silencio por meses. No se sabía nada más de Andrew hasta que tenía que dar una orden.

La historia era demasiado extraña como para ser mentira. Años después, los estudiosos de la Teoría de la Cuerdas revelaron que podría existir, entre dos universos paralelos, un lugar en el que las leyes de la física que conocemos no se aplican. Creen que se trata de un espacio vacío, sin vida, inocuo. Pero quizá estén equivocados, tal vez exista algo, quizá se trata de los “Universos del Medio” y quizá Andrew fue uno de los primeros humanos en visitarlos. Quizá esas criaturas también nos visiten…

Te recomendamos

Tienes que ver