Diferencias en tu vida a los 16 y a los 26 años

Las diferentes etapas de la vida son como una montaña rusa de sentimientos y emociones que van cambiando cuando menos lo esperamos.

Hoy queremos mencionar las diferencias entre tu vida a los 16 y los 26.

1. Tus amistades.

A los 16: Te encanta conocer nuevas personas y puedes relacionarte y hacerte amiga de todas las personas que se te acerquen, de hecho estás llena de muchas “mejores amigas”.

A los 26: Haz seleccionado muy bien a las personas que quieres en tu vida, muy difícilmente dejas entrar en tu círculo a personas que no conoces. Tus verdaderos amigos los cuentas con los dedos de las manos.

2. Tu forma de pasar el tiempo con tus amigos.

A los 16: Te encanta ir con todo tu grupo de amigas al cine y ligar con algunos chicos que te encuentres. Corres por el centro comercial sin importar el qué dirán y te carcajeas ignorando el volumen de tu risa.

A los 26: Prefieres quedarte en casa e invitas a tus amigos y sus parejas a ver una película, pides que cada quien lleve algo de botana y ahí se la pasan durante la mayor parte del día.

pasar el rato

3. Quedarte en casa de una amiga.

A los 16: A ti y a tus amigas les encanta quedarse despiertas toda la madrugada platicando de chicos, de sus primeros novios, y de cuáles canciones les deben o no dedicar a su ex.

A los 26: Te quedas dormida a las 10 pm, ya que después de una larga semana de haber trabajado, lo único que quieren tú y tu amiga es dormir. A lo más que llegan es a tomar una tasa de cafe, pero después bye, te vas a dormir.

4. Beber alcohol.

A los 16: Te causa mucha emoción que alguien haya conseguido alcohol y bebes hasta perder la conciencia, de hecho no recuerdas nada de la noche anterior. Es posible que tus papás te regañen, ya que a veces es imposible pasar por desapercibida.

A los 26: Te causa mucha emoción que haya alcohol gratis en una fiesta y bebes hasta perder la conciencia y no recordar a quienes besaste la noche anterior. Es posible que tu jefe del trabajo te regañe, ya que no puedes ocultar la terrible cruda.

copas

5. Los hombres de los que te enamoras.

A los 16: Te enamoras perdidamente de un chico físicamente guapo, y si te pide que seas su novia sientes que es el hombre de tu vida aunque sea todo lo contrario a ti en cuanto a su forma de ser. Celebras cada mes como si fuera un aniversario de bodas. A los 3 meses terminas con él y sientes que esta vida ya no tiene sentido y que nunca volverás a amar con tanta pasión a alguien. Al año de haber terminado, te arrepientes de haber salido con él.

A los 26: Los requisitos para aceptar ser novia de un hombre ya son mucho más estrictos. Nos llama mucho la atención un hombre que vive solo y que tiene metas en la vida, nos comenzamos a fijar en cómo sería si se convirtiera en el papá de nuestros hijos. Te interesa que tenga los mismos gustos que tú, ya que te das cuenta que es mentira ese dicho de: “Polos opuestos se atraen”.

6. Con tus padres.

A los 16: Te enojas con ellos cada 2 segundos y sientes que conspiran en tu contra para hacerte infeliz. Tratas de estar afuera de tu casa todo el tiempo posible, sientes que no te entienden en absolutamente nada, de hecho comienzas a pensar que eres adoptada.

A los 26: Comienzas a valorar y darte cuenta que tus padres no vivirán para siempre. Tu lazo con ellos puede que se haga más fuerte, ya que ahora les puedes platicar con más confianza cosas sobre tu vida.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

7. Metas en tu vida.

A los 16: Ser famosa, tener dinero, vivir en otro país y tener como novio a un chico guapísimo que te trate como una reina.

A los 26: Tener buena salud y un trabajo principalmente estable en el que puedas crecer cada día. Te comienzas a dar cuenta que en realidad hay cosas más importantes que el dinero.

8. Sobre tener hijos.

A los 16: ¡Jamás tendré hijos y jamás me casaré!

A los 26: Cada que te enteras que una de tus amigas está embarazada, mueres de ganas por embarazarte y convertirte en mamá. No te importa si es casada o no, tú simplemente comienzas a desear tener un hijo.

tener baby

9. En la intimidad.

A los 16: Posiblemente tuviste tu primera vez y sientes que aunque hayas utilizado protección quedaste embarazada. Lo peor es cuando es cuando tu periodo se atrasa unos días debido al estrés que tienes. Sientes que arruinaste tu vida.

A los 26: Ya no te estresas si tu periodo no llega en el momento que tendría que llegar. Lo único que te preocupa es que si lo estás, el tipo se quiera hacer responsable del bebé.

10. Tu vestimenta.

A los 16: A esta edad estás completamente loca y te vistes con la moda que se te antoje sin importar lo que digan de ti. Posiblemente te haces algún piercing a escondidas de tus padres y vas cambiando continuamente de looks y estilos.

A los 26: Tienes un estilo bien definido y ya no te gusta experimentar demasiado. Posiblemente te cortes o te pintes el cabello de un tono más claro. Te avergüenzas de las modas que seguiste a los 16.

Te recomendamos

Tienes que ver