9 Mitos sobre el acoso callejero que debemos erradicar

El acoso callejero es una forma de violencia de género aún no reconocida en muchos países de América Latina y que afecta diariamente a millones de mujeres. El acoso callejero es una práctica no deseada que genera sensaciones de rechazo, rabia, y vulnerabilidad, entre otras. Si bien existen mujeres que consienten o les gustan los piropios, la gran mayoría nos sentimos vulneradas y violentadas, pues nos crea una sensación de miedo e inseguridad constante.

Los mitos alrededor de esta forma de violencia impiden que se castigue y erradique, por ello es necesario conocerlos y compartirlos.

1. Sólo a las mujeres bonitas les pasa.

Los cánones de belleza no importan, a toda mujer le pasa o le ha pasado sin importar si es alta, baja, gorda, flaca, rubia o morena.

acoso callejero

2. Sólo le pasa a las mujeres jóvenes.

La edad es irrelevante, puedes ser adolescente, adulta o de la tercera edad.

acoso9

3. Si el hombre es guapo, el acoso es bien recibido.

Al ser el acoso una transgresión y un acto no deseado, es irrelevante el aspecto físico de la persona, lo que importa es la vulnerabilidad a la que exponen a la mujer. Además, el aspecto de una persona no influye en el grado de violencia que puede llegar a ejercer.

acoso7

4. Si te vistes con ropa discreta o con muchas prendas no hay acoso.

Los reportes señalan que esto es falso, hay reportes de violencia en verano y en invierno, no importa si llevas un short o un enorme abrigo.

acoso callejero6

5. Ellas tienen la culpa por usar ropa provocativa.

Siempre se suele culpar a la víctima cuando sufre algún tipo de agresión, pues aseguran estar provocando a sus acosadores. Las mujeres son libres de poder vestirse como quieran, de actuar coquetamente, de mostrar su cuerpo y no por eso alguien tiene el derecho a decirle o hacerle algo.

acoso callejero5

6. Un piropo no daña a nadie, no pasa de ahí, no hay casos graves.

Es ta común que agredan a las mujeres de esta manera que la gente ya lo toma como “cosa normal”. La violencia no es normal, jamás va a serlo.

acoso callejero4

7. El piropo no es violencia.

Al ser una conducta no deseada, el piropo es una opinión que no se ha pedido y que transgrede el espacio del otro. Esto configura una forma de violencia que ocurre sobre todo en aquellos casos donde se usa una connotación sexual muy fuerte, al borde de casi cometer una violación con palabras.

acoso callejero2

8. Es derecho de libre expresión.

Se suele afirmar que tirar un piropo es derecho a libre expresión, pero en realidad al no ser deseado pasa a violar otro derecho, que es el derecho al libre tránsito. Por lo tanto, defender la libre expresión en estos casos es privilegiar el derecho de muchos hombres sobre otro derecho que no se les está resguardando a las mujeres.

acoso callejero3

9. Es una manera de coquetear.

El acoso callejero se caracteriza por ser un tipo de violencia muy particular, en la cual el agresor no tiene ningún tipo de vínculo con la víctima. En casi todos los casos, el agresor tampoco busca llegar a generar ese vínculo, no busca coquetear y tampoco tiene como fin emparejarse, simplemente busca ejercer algún grado de acoso, poder y nada más. ¿Acaso alguna vez alguien escuchó que ante un dicho grosero alguna mujer dijera “hola, muchos gusto, conozcámonos?”

acoso8

Te recomendamos

Tienes que ver