9 Cosas que le diría a cupido si lo tuviera enfrente de mí

Por fin nos encontramos cara a cara Cupido. Hay unas cuántas cositas que me he reservado para este día y no te vas a ir hasta que las escuches y anotes bien. Será mejor que tomes asiento porque la lista es bastante larga.

Ahí te van:

¿Tengo cara de que me gusta sufrir?

Quizá no me he dado cuenta o no me he mirado lo suficiente al espejo, pero según yo no hay nada en mi rostro que grite “amo sufrir”. Así que, ¿por qué diablos me lanzas flechas con tremendos patanes que se cruzan por mi camino?

No me gustan los feos.

No sé qué te hace pensar que me gusta que me acosen los chakas. Ya sé que está cañón que me puedas traer a un modelo Europeo, pero algo decente no estaría mal.

es cupido

¡Sácame de la friend zone!

No puede ser que por fin encuentro al hombre de mis sueños y tú no quieres regalarme una flechita para que me saque de la friend zone. Creo que tú disfrutas más con el sufrimiento que con el amor.

¿Por qué me tientas?

No te entiendo, de verdad que lo intento pero no puedo. Cuando estoy soltera y deseando una relación tú desapareces y no apareces jamás. Pero cuando tengo novio ahí vienes a joder y a tentarme con otros chicos. ¡Algo está muy mal contigo!

¿Te caigo mal?

Después de todo lo que me ha pasado lo único sensato que se me ocurre pensar es que te caigo mal. No hay otra explicación para darle sentido a toda mi situación amorosa.

se busca

¡Actualiza tu lista de hombres!

¡Deja de reciclar a los mismos de siempre! Por eso me tocan puras cosas malas, desecha a los que no sirven y trae verdaderos hombres a la vida de millones de mujeres que como yo han sido martirizadas con tus malditas flechas.

¿Consumes drogas?

Esa sería una buena explicación para que creas que todos mis ex novios eran buen partido para mí. Osea, yo ni drogada le hubiera hecho eso ni a mi peor enemiga. Creo que necesitas un reemplazo para ir a rehabilitación o repetir tu capacitación como cupido.

drog

Si no vas a ayudar, ¿para que molestas?

Sabes qué, ¡Te despido! ¡Ya no te necesito! Estoy segura que me las puedo arreglar mucho mejor sin tu ayuda. Al final sólo es una carga más a mi pobre corazón.

¿Cuántos más Cupido? ¿Cuántos más?

Dice el dicho que hay que besar varios sapos antes de encontrar al príncipe, pero yo ya me eche todo el estanque y nada.

Te recomendamos

Tienes que ver