20 Cosas que odio de viajar en transporte público. ¡Necesito un auto!

Estoy totalmente consciente de que cada vez hay más autos contaminando, que la gasolina es carísima, que hay que pagar estacionamientos, darle propina a los “viene viene”,  pagar el servicio y todos los demás gastos que puedan derivarse de tener un coche, pero ¿saben qué? ¡Lo pago!

En verdad, no sé ustedes, pero yo cada día odio más viajar en metro (o cualquier otro transporte público) y les diré por qué:

1. No es suficiente con tener que salir temprano para llegar puntual a las clases o al trabajo, además tienes que contemplar los 20 minutos que te puede llevar subirte al metro (en los camiones puede ser un poco menos porque te vas colgado como changuito).

2. Constantemente se suben “los 25 éxitos del momento” a TODO volumen mientras tú vas dormida placenteramente.

subir

3. Hay momentos del día en que cualquier transporte de los que usas llega a su punto máximo de olor a humanidad, y si ya te tocó que al de a lado le huele la axila, pues ni modo, te aguantas hasta que te toque bajarte.

4. ¡No estás a salvo en ningún lado! En la sección de mujeres te empujan, te gritan o te apachurran, y en la de los hombres te ganan el asiento vilmente y de cuando en cuando hasta arrimones te dan. ¡iugh!

Qu_sabes_de_caricias

5. En época de calor no necesitas hacer dieta,  ya que por cada viaje que haces, bajas como 3 kilos por tanto sudar, (especialmente en el metro).

6. Odio tener que esperar 20 minutos entre estación y estación cuando son horas pico. Si vas parada es la muerte y si vas sentada hasta las pompis te duelen.

media hr estación

7. No puedes arreglarte un poquito porque te “mamasean” todo el camino.

8. Te tienes que convertir en una súper atleta para poder subir las escaleras corriendo de prisa, equilibrarte cuando no hay de dónde agarrarte y sobre todo ser súper flexible para pasar por los mini espacios que hay entre la gente y llegar a la puerta de bajada.

rana-rene

9. En las mañanas la gente se atreve a irse desayunando su atole y su torta de tamal en el camino.

10. Las filas son eternas para recargar tarjetas o comprar boletos. De verdad, eternas. ¿Alguna vez has visto la fila que se hace en el metro Copilco?

anden y anden

11. La peor de todas las cosas es que es muy común que al llegar a tu casa te des cuenta que te sacaron tu celular o cartera sin darte cuenta. ¡Coraje a su máxima expresión!

12. Si el chofer del camión va echando carreras, olvídate de bajar en la calle donde tienes que bajar.

bajarte

13. Es típico que te toque alguna pelea entre señoras… pensándolo bien este punto no es tan molesto, de hecho es muy divertido verlas como sacan sus mas crueles insultos entre ellas.

14. ¿Por qué la gente se siente como en su casa? ¡Hacen cada cosa! Un día creo que me encontraré con alguna persona que se esté bañando o algo así (es enserio).

picando cebolla

15. El metro de la Ciudad de México cuando llueve se convierte en un parque acuático extremo.

16. Me choca que siempre te encuentras con celebridades y nunca les puedes pedir la foto del recuerdo. Ok, no.

famosos

17. Personas que podrían ganarse un Oscar debido a su facilidad de actuar para hacernos creer que están “dormidas” y así no ceder el asiento a un viejito.

18. Y sonará cruel, pero en el metro de la ciudad es muy común que personas se avienten queriéndose suicidar y por culpa de ellos, todos los demás lleguemos 2 horas tarde a nuestro trabajo. Para mi mala suerte me ha sucedido 2 veces.

chacas metro

19. Cada día 28 (Día de San Judas Tadeo) el metro se convierte en un lugar verdaderamente peligroso. No me gustaría decirlo pero nadie puede ocultar que hay muchos pseudofieles que se van drogando, bebiendo e insultándote en todas las estaciones del metro. Se que a muchas mujeres les ha sucedido esto.

20. Y qué decir de ese mágico día cuando vas llegando y te encuentras con ese día super Hipster en el cual todos van solo con su ropa interior ¡Incómodo!

 

Te recomendamos

Tienes que ver